Publicado en 1º ESO

El poder de la Conclusión

keep-calm-its-the-conclusionMuchas veces tendemos a pensar que la última parte del Debate, como es la última, no es importante, o lo que es peor, que si no lo hemos hecho muy bien a lo largo de este, ya no podremos remontar con la Conclusión.

No es así en absoluto y debemos desterrar esa idea para siempre. Dejar el listón bien alto y un buen sabor de boca. Es la última impresión que el Jurado se va a llevar de nosotros y por eso es nuestra última oportunidad también para impresionarle, demostrar nuestra seguridad y confianza acerca de la defensa de nuestra postura.

¿Qué debe hacer un buen Conclusor?

En los 3 minutos que éste tiene, tiene que recordar a Jurado y público cuál era el tema y la postura que su equipo ha defendido. Además tendrá que recordar cuál ha sido la línea argumental que han desarrollado y nunca está de más (es decir, que siempre se prefiere) hacer alusión a alguna idea que haya desarrollado equipo contrario.

Es muy importante que no se añadan nuevos argumentos puesto que ya no es un tiempo de réplica sino que siempre se tiene que jugar con las cartas que hay sobre la mesa, en caso contrario, se penaliza.

Introductor y Conclusor trabajan juntos. Y eso se refleja en sus parlamentos, es decir que un cierre explosivo será aquel que haga referencia a la Introducción, es muy conveniente hacer un pequeño guiño al compañero anterior, para que nuestro discurso se cierre a la apertura, es decir, tenga una estructura circular y nos deje con la sensación de haber hecho un buen trabajo en equipo.

El Conclusor cuenta con 2 minutos de preparación una vez han terminado las refutaciones, tiempo en el que se puede apoyar en su equipo por si se le ha escapado algo. También debemos recordar que durante el desarrollo del Debate deberá trabajar con su Introductor, que algo más relajado estará pendiente de todo lo que sucede.

Si necesitáis más información:

Anuncios